ACTIVOS

Aceite de aguacate: Contiene dosis concentradas de ácido oleico y vitaminas A, E y B que generan múltiples beneficios en la piel manteniéndola hidratada, mejorando su elasticidad y previniendo las arrugas. En el cabello aporta hidratación y disminuye el frizz.

Aceite de almendras: Contiene vitaminas que ayudan a nutrir la piel, retrasando la aparición de arrugas y líneas de expresión; actúa como protector solar y tiene excelentes propiedades calmantes y antiinflamatorias, es efectivo para restaurar el PH, hidrata, nutre y suaviza el cabello.

Aceite de caléndula: Extraído de la flor de la caléndula officinalis, gracias a sus principios activos tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antiedematosas. Aporta hidratación, fortalece las fibras capilares, estimula la producción de colágeno frenando el envejecimiento prematuro.

Aceite de coco: Con más del 90% de grasa saturada y ácidos grasos esenciales, además de ácidos láurico, palmítico y mirístico; al contacto hidrata la piel y el cabello; además es antioxidante, antifúngico y antibacteriano.

Aceite de oliva: Aporta vitaminas A, D, E y K, que en la piel actúan como cicatrizantes y antioxidantes, aportando humectación y nutrición dejándola suave, flexible y radiante. En el cabello actúa contra la resequedad y falta de brillo.

Aceite de ricino: Contiene ácidos grasos, vitamina E, proteínas y minerales, sustancias esenciales para la salud de la piel y el cabello. Destaca por sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y por estimular la producción de colágeno y elastina reduciendo estrías y cicatrices además de favorecer el crecimiento del cabello.

Aceite de uva: Contiene gran cantidad de vitaminas y antioxidantes, flavanoides, resveratrol y ácidos grasos. Ideal para pieles sensibles, grasas o mixtas al ser no comedogénico, combate arrugas y favorece el crecimiento capilar.

Aceite esencial de árbol de té: Proviene de vaporizar las hojas del árbol de té australiano. Tiene propiedades antibacterianas y sus usos habituales son para tratar el acné, el pie de atleta, piojos, los hongos en las uñas y las picaduras de insectos.

Aceites esenciales: Según su procedencia y propiedades son sus beneficios terapéuticos y pueden ser empleados para lograr diferentes resultados en piel y cabello.

Ácido cítrico: Es un alfahidroxiático que se produce en frutas cítricas. Brinda propiedades exfoliantes combatiendo líneas de expresión y arrugas; también regula el pH para conseguir una mejor hidratación y equilibrio de la piel.

Agua de hamamelis: Rica en taninos, flavonoides, aceites esenciales, saponinas y minerales; estos brindan propiedades reparadoras, antioxidantes y purificantes y puede usarse en la piel como tónico astringente, calmante para la piel y al ser apto para pieles sensibles puede utilizarse en la zona del contorno de los ojos ayudando a reducir bolsas y ojeras.

Agua de rosas: Con propiedades astringentes, antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes. Fuente de antioxidantes que evitan los daños de los radicales libres en la piel previniendo el envejecimiento prematuro y vitaminas C y E que ayudan a eliminar manchas, hidratar y suavizar la piel.

Agua destilada: El agua destilada se basa en la unidad de moléculas de H2O que a diferencia del agua que utilizamos para beber, esta es purificada a través de la destilación por lo que queda libre de minerales. En la cosmética es utilizado como limpiador de impurezas.

Alcohol cetílico (Emulsionante): Es un co-emulsionante de origen vegetal. Actúa como espesante y evita la separación de los ingredientes de los productos; también tiene acción emoliente ya que impide la desecación de la epidermis al retardar la evaporación del agua de la superficie cutánea.

Alcohol etílico: En cosmética, el alcohol se utiliza por su alta volatilidad (desaparece inmediatamente después de aplicarlo); facilita la penetración de ingredientes activos en las capas superficiales de la piel o el cabello y tiene propiedades secantes, refrescantes y antimicrobianas.

Aloe vera: Ayuda a desintoxicar el cuero cabelludo y la piel gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Reduce la caspa, promueve el crecimiento del cabello y elimina impurezas.

Arcillas: De origen mineral, tienen acción cicatrizante, refrescante, descongestionante, purificadora, desinflamante y regeneradora celular; por lo que es perfecta para limpiar nuestra piel a fondo y devolverle luz y tersura.

Arroz: Contiene vitamina B1 y B3 que ayudan a retrasar el envejecimiento, da elasticidad al cutis y optimiza la capacidad para retener humedad e hidratar la piel. Retrasa la aparición de líneas de expresión, limpia tu piel de forma natural y eficaz y ayuda con los poros abiertos y exceso de grasa en la piel.

Avena: Resulta útil para aliviar el picor por su acción calmante, es muy buena en caso de irritación, eczemas, picazones, dermatitis, urticaria o psoriasis; tiene efecto limpiador, absorbe la suciedad que se acumula en los poros; evita la deshidratación de la piel; elimina células muertas e impurezas.

Azúcar orgánica: El azúcar es un humectante natural pues retiene la humedad en la piel cuando entra en interacción con el agua. Es perfecta para exfoliar el rostro, remover las células muertas y abrir los poros.

Bicarbonato de sodio: Sus propiedades naturales hacen que actúe como un exfoliante natural que permite eliminar las células muertas que se quedan adheridas a la piel. Puede utilizarse en cuerpo, rostro y cuero cabelludo.

BTMS (Cera auto emulsionante): Emulsionante catiónico de origen vegetal. Al unirse a la fibra del cabello, el BTMS facilita el desenredado y deja el cabello suave y sedoso. Gracias a su afinidad con la queratina del cabello, reduce el efecto estático producido durante el cepillado.

Cacao: Contiene hierro, calcio y vitaminas A, B1, C, D y E que le dan hidratación a la piel, ayuda con la inflamación, activa la circulación y su gran contenido en antioxidantes actúa retrasando el envejecimiento de la piel.

Café: Su textura granulada lo vuelve un exfoliante excelente para eliminar células muertas de la piel y conseguir un efecto rejuvenecedor; además, el café tiene efectos desintoxicantes y diuréticos que funcionan para mejorar la circulación de las venas, evitando así la aparición de varices.

Caléndula: La hoja de caléndula contiene Ácido Oleico, Lupeol, Quercetina y Amirinas, α-amirina y β-amirina; estos eficaces compuestos proporcionan protección antioxidante, cicatrizante, antiséptica, antiinflamatoria, calmante y suavizante.

Carbón activado: Ingrediente de origen vegetal, capaz de absorber impurezas respetando el estrato celular, nunca penetra en la piel y elimina todos los elementos tóxicos, la suciedad, células muertas y grasa de la piel a la vez que reduce la apariencia de puntos negros o espinillas.

Cera candelilla: De la planta Euphorbia cerífera, es una alternativa vegana que se emplea para dar cuerpo y textura a nuestros productos y sus propiedades naturales ayudan a crear una película en la piel para evitar que se deshidrate y pierda su frescura dándole brillo.

Cera de abeja: La cera de abeja es un ingrediente natural no tóxico que es utilizado en la cosmética natural como espesante, sus características permiten tener múltiples beneficios a la piel como barrera protectora sin obstruir los poros, hidratación, anti alergena, exfoliante y rejuvenecedora.

Cera de soja: Es emoliente e hidratante por lo que proporciona un excelente cuidado para la piel. Empleada en velas no contamina el ambiente ni la salud.

Cocoil isetionato de sodio (SCI): Es la sal de sodio del éster del ácido graso del coco y del ácido isetionico, el cual es utilizado como agente tensoactivo en productos de grado cosmético. Dermatológicamente es bien tolerado y se utiliza para suavizar las fórmulas de shampoo sólido y barras de jabón, proporcionando una espuma cremosa.

Colágeno hidrolizado: El colágeno actúa como sostén de las fibras de la dermis, dándoles consistencia, flexibilidad y resistencia. Contribuye a que la piel se mantenga hidratada y protegida frente a los agentes externos como el sol, la contaminación o el frío; disminuye las arrugas, las líneas de expresión y las estrías, además de prevenir y retrasar los signos del envejecimiento; reduce las marcas de acné gracias a sus propiedades cicatrizantes; ayuda a sanar las heridas, combate la flacidez facial y la celulitis, entre otras.

Cosgard: Constituido por ácido deshidroacético y alcohol; es utilizado como conservante natural de amplio aspecto que impide el crecimiento de gérmenes; no provoca irritaciones cutáneas y no es sensibilizante.

Cúrcuma: Su ingrediente activo es la curcumina, sus propiedades son antisépticas y antibacterianas y ayuda a eliminar las espinillas, aportar brillo y unificar la piel.

Dióxido de titanio: Gracias a sus propiedades físicas y químicas que lo hacen un compuesto muy estable, resistente a la acción de ácidos y sustancias alcalinas, fotocatalizador y reflectante de radiaciones electromagnéticas, es utilizado en la fabricación de diversos productos como pigmento y protector contra rayos ultravioleta (UVA).

Extracto de neem: Contiene azadiractina, biopesticida natural efectivo como plaguicida o insecticida que puede acabar con pulgas o garrapatas, entre otros insectos. Al no ser toxico puede ser utilizado en mascotas.

Flor de lavanda deshidratada: Además de su olor radiante y característico, la lavanda ayuda a reducir la caspa y a calmar la irritación, las propiedades antioxidantes de esta maravillosa planta protegen a la piel de los radicales libres, haciendo que el aspecto general de la piel sea más saludable y suave; también es un ingrediente común en los tratamientos para combatir el acné o imperfecciones severas.

Fragancias naturales: Extraídas de componentes naturales, a diferencia de las propiedades de los aceites esenciales, la principal característica de este es el aroma.

Glicerina vegetal: Se obtiene de aceites vegetales mediante el proceso de hidrólisis. Tiene propiedades humectantes, antibacterianas, antiacné e hipoalergénicas; lo que la hace benéfica para su uso en piel y cabello.

Goma xantana: Polisacárido que se extrae de la fermentación de la caña de azúcar a través de la bacteria Xanthomonas campestris. Se emplea como espesante brindando una textura viscosa al producto. Es apto para todo tipo de pieles porque no daña ni irrita.

Hojas de menta deshidratada: Por el mentol aporta frescura e hidratación, reduce picores y estimula el flujo sanguíneo evitando la caída del cabello, es antimicrobiana, antiséptica y controla la producción de grasa.

Inulina de agave: Fibra prebiótica soluble obtenida mediante un proceso de secado de dicha planta; se utiliza como humectante ya que permite retener el agua en la piel y el cabello brindando un aspecto suave.

Jabón de coco: Hidratante y nutritivo para la piel, con efecto limpiador y exfoliante. Ideal para pieles grasas, secas y sensibles; actúa contra acné e infecciones de la piel, además que cuenta con propiedades antienvejecimiento.

Macerado de zanahoria: Gracias a la vitamina A naturalmente presente en su composición, el aceite macerado de Zanahoria es uno de los mejores autobronceadores naturales. Además, este aceite es perfecto después de exponerse al sol por sus propiedades hidratantes; devuelve todo su esplendor a las pieles cansadas.

Maicena: Polvo muy fino que se obtiene mediante la molienda y el procesamiento de los granos del maíz. Rico en vitaminas del grupo B, A, C y E y minerales; por lo que tiene propiedades benéficas para la piel como astringente, exceso de acné y puntos negros; es antiséptico y antioxidante.

 

Manteca de cacao: Grasa vegetal fuente de vitamina E, antioxidantes y minerales. Es antiinflamatoria, ayuda a cicatrizar y es un regenerador celular, hidrata, combate la sequedad, previene el envejecimiento prematuro de la piel, acelera el proceso de bronceado, mejorar el tono e ilumina la tez, evita la aparición de estrías y protege la piel de los rayos UV.

Manteca de karité: Aceite prensado en frío que gracias a sus nutrientes tiene la capacidad de hidratar y suavizar la dermis, sirve como antioxidante natural y tiene propiedades antiinflamatorias y regenerativas.

Manzanilla deshidratada: Tiene numerosas propiedades medicinales debido a que está compuesta por terpenoides, flavonoides y otros aceites volátiles que le permite actuar como desinflamante, a igualar el tono de la piel, calmante, antiséptico, humectante y ayuda con la regeneración celular.

Miel orgánica: La miel contiene una gran cantidad de propiedades: es antioxidante, antiséptico, curativo, hidratante, nutritivo, calmante perfecto para la piel seca y sensible tonificante y revitalizante.

Óxido de hierro: Comúnmente conocido como micas es un tipo de minerales de silicato altamente frágiles con diversa composición química; típicamente se usan como colorantes en la cosmética natural.

Oxido de zinc: Emoliente protector y astringente cutáneo que se utiliza para el alivio temporal de afecciones irritativas leves de la piel, además, actúa como protector solar ya que refleja y dispersa la radiación UV.

Polawax (Cera auto emulsionante): Es una cera auto emulsionante, no iónica formada por una asociación de origen vegetal (alcohol cetearílico), alcohol graso y un derivado de azúcar (sorbitán) planta de alcohol graso etoxilado esterificado. Promueve la hidratación a largo plazo y la liberación progresiva del principio activo, al estabilizar y mantener la emulsión con consistencia cremosa o fluida en el tiempo, en un amplio rango de pH y la temperatura. Debido a su versatilidad, puede ser utilizado tanto para el cuidado de la piel como del cabello.

Rosas deshidratadas: Esta planta contiene varios componentes que tienen efectos beneficiosos para la salud al contar con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes; humectantes y suavizante de la piel y como astringente que ayuda a tonificar y limpiar.

Sándalo: Las raíces del Santalum Album, el árbol del sándalo cuenta con propiedades que combaten el envejecimiento celular, actúa como antiséptico previniendo infecciones en la piel, ayuda a reducir marcas en la piel como cicatrices y estrías.

Sodium Coco Sulfato (SCS): Tensioactivo aniónico soluble en agua, excepcionalmente suave, altamente espumoso y de origen natural.

Vitamina e: Vitamina liposoluble que combate el envejecimiento prematuro de la piel, deja suave y sedoso el cabello, mejora el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo estimulando la mejor absorción de los nutrientes reparando puntas secas y abiertas y previniendo la pérdida de cabello.